GuidePedia

0

La naranja es la fruta por antonomasia asociada a la vitamina C. Sin embargo, existen otros alimentos que son una gran fuente de dicho nutriente, el cual se halla mayoritariamente en frutas y verduras.

Es muy importante que la vitamina C no falte en la dieta diaria, ya que es esencial para mantener un sistema inmunitario saludable y un correcto desarrollo corporal:

• Mejora la cicatrización: refuerza la función de los leucocitos, por lo que también interviene contra las heridas, infecciones y otras agresiones externas que vayan contra el organismo.

• Interviene en la fabricación del colágeno: favorece la elasticidad de la piel, contrarrestando las arrugas y demás señales de envejecimiento causadas por diversos factores como la mala alimentación, contaminación, rayos ultravioleta, tabaco, etc.

• Fortalece nuestro sistema inmune: participa en la formación de los huesos, los cartílagos, los ligamentos y los vasos sanguíneos (capilares).

• Fija el hierro alimenticio.

• Ayuda a luchar contra alergias y algunas enfermedades crónicas como el asma y el reuma.

• Es necesaria para el desarrollo de dientes y encías.

Alimentos ricos en vitamina C
Cabe destacar que las mayores fuentes de vitamina C son la ciruela Kakadu, el Camu Camu, el escaramujo y la acerola.

Asimismo, dentro de la dieta mediterránea, esta vitamina se encuentra en verduras como el brócoli, espinacas, pimiento rojo, col de Bruselas y coliflor; mientras que también está presente en frutas como el kiwi, fresa, guayaba, grosella negra, melón, caqui, papaya, frambuesa, mango, lima… además de en los cítricos (naranja, limón, pomelo, mandarina…).

Via : ElBlogSaludable

Publicar un comentario

 
Top