GuidePedia

0

Aunque puede parecer algo sencillo de realizar, al intentar bañar a un perro hay cosas que se necesitan tener en cuenta para no perjudicar a nuestra mascota.

Los baños no deben darse en forma muy seguida por dos razones principales:
1. EStos pueden disminuir las defensas de nuestro perro y además la grasa que actua como lubricación para su pelaje.
2. Aunque luego de bañarlo lo sequemos bien, la humedad sigue en el animal durante los dos o tres dias siguientes, lo cual puede ocasionar dificultades respiratorias en un futuro.

Pasos para el baño:

Lo primero es verificar la temeratura del agua, esta debe estar tibia para nuestro perro. Despues debemos frotar bien el pelo con algún champú especial adquirido en un centro veterinario. Se debe extender el champú empezando por el lomo y hay que extenderlo hasta las patas, dejando la cabeza para lo último.

Al momento de lavar la cabeza, se debe tener extremo cuidado dados los problemas que pueden llegar con el tiempo a raiz de un mal lavado. Al enjuagar se debe echar agua de delante hacia atrás, haciendolo con tiempo, pues el jabón en la piel de nuestra mascota puede causar también transtornos en la piel.

Después del baño comencemos con el proceso de secado. Lo mejor seria acostumbrarle al secador desde pequeño pues es el método más rápido y eficaz aunque antes de utilizar el secador utilizar el secador es conveniente dar un primer secado con una toalla.

Publicar un comentario

 
Top