GuidePedia

0

En diversos países no existe mucha cultura sobre la castración de los perros machos. Los dueños de perras suelen recurrir al veterinario para una esterilización de forma más natural que cuando se trata de un machito.

Sin embargo, la recomendación de los veterinarios es que se le practique esta operación a los animalitos de los dos sexos.

Si un perro no está castrado no puede adaptarse a controlar los instintos y las necesidades hormonales para una convivencia tranquila, mientras son recluidos dentro de una casa o un departamento.

Esto les genera a los perros machos innumerables necesidades: marcar el territorio y buscar perras entre otras. Si nuestra mascota vive en un ámbito cerrado y, además, no se va a reproducir, estos comportamientos no le sirven para nada.

Si lo liberamos de esas necesidades hormonales pueden disfrutar más de los paseos y de las salidas sin la carga de las “preocupaciones”. Además se vuelve más dócil, por lo que muchas patologías de comportamiento se solucionan castrándolos.

Lo mejor es operarlos cuando son jóvenes (a los 5 o 6 meses), porque de otro modo algunas malas conductas permanecen grabadas en su memoria.

Publicar un comentario

 
Top