GuidePedia

0
La displasia de cadera es una enfermedad congénita muy común en algunas razas de perros como el labrador, el pastor aleman, el rottweiler, el mastín, el golden retreiver, entre otros, se manifiesta con una mascota antes juguetona, saltarina e inquieta que de pronto deja de saltar, jugar y no puede levantarse debido al dolor.
Algunos especialistas en medicina veterinaria recomiendan una serie de consejos para disminuir el dolor que causa la displasia en perros:
• Fortalecer las articulaciones y huesos de los perros para que sean capaces de soportar el peso de su cuerpo.
• Mucha gente piensa que sacrificar a estos perros es la mejor solución, sin embargo un tratamiento efectivo les ayudará a llevar una vida normal. Lo mejor es la esterilización pues la displasia de cadera es hereditaria.
• Mantener al perro en su peso adecuado por medio de dieta y ejercicio diario.
• Si su mascota es de alguna de las razas de perros susceptible como el labrador, pastor alemán o golden retriever, es necesario que se le revise a partir de los 3 meses de edad de forma periódica, hacerle radiografías, control de peso, vacunas y vitaminas.
• Algunos especialistas recomiendan la natación para que el perro desarrolle bien los músculos que rodean las articulaciones sin desgastarlos pues este desgaste incrementa el dolor. Dos veces por semana durante el tiempo que el perro quiera es una buena alternativa para reducir los dolores de la displasia de cadera.
• La alimentación. Tener una alimentación balanceada con croquetas especiales y una dosis adecuada puede prevenir la obesidad pues esta condición solo agrava las molestias de la displasia de cadera. Evite alimentar a su perro con sobras de comida, golosinas, alimentos grasosos o con poca fibra.
• Ejercicio diario. Dos veces al día el perro puede salir a caminar o a correr sin llegar a la fatiga; es importante seguir el paso del perro para que no se esfuerce demasiado pues entonces el ejercicio sería contraproducente.
• Clima. Ponga atención a la temperatura ambiental de su hogar. Un clima frío puede afectar a la movilidad de los huesos de su perro así que ponerle bolsitas con agua caliente durante la noche ayudará a relajar los músculos y a que disminuyan las molestias. Además mientras podrá consentir a su perrito mientras se encuentra acostado.
• Masaje terapéutico. Esta técnica ayuda a distender la zona muscular afectada y a aliviar el dolor sin medicamentos. El masaje terapéutico puede ser otorgado por el dueño del perro realizando movimientos circulares ejerciendo presión con las yemas de los dedos durante diez minutos en cada lado afectado.

Publicar un comentario

 
Top