Cómo mantenerse protegido contra imprevistos financieros

Cada vez que contratamos los servicios de una institución financiera, corremos el riesgo de que en cualquier momento las cosas se puedan complicar y salirse de control, dejándonos en medio de un mundo de papeleos y cuestiones legales que muchas veces no entendemos. Para evitar este tipo de problemas tenemos dos opciones: acudir con la condusef o bien, acudir a un lugar que nos brinde la asesoria legal necesaria para el caso que necesitemos resolver. En el caso de la CONDUSEF, es un órgano de atención a usuarios de servicios brindados por instituciones financieras, cualesquiera que estas sean, ejemplos de estas instituciones son casas de bolsa, especialistas bursátiles, almacenes generales de depósito, arrendadoras financieras, empresas de factoraje financiero, uniones de crédito, prestamos de dinero, etc., trabaja dando consejos y asesorías a los usuarios de dichos servicios, propiciando así una relación más completa y equilibrada entre usuario y proveedor. Los servicios que nos puede proveer la CONDUSEF van relacionados con situaciones como consultas de productos o servicios ofrecidos por las instituciones financieras, reclamaciones en el caso que hubieran malas interpretaciones en los compromisos asumidos por alguna de las dos partes o cuando según el usuario, la institución financiera haya actuado de manera indebida o incumplido con alguna parte del contrato acordado entre las dos partes. Por último la CONDUSEF también puede analizar y verificar que la publicidad que utilizan dichas instituciones financieras vayan de acuerdo con lo que el usuario recibe, que no induzca a confusiones o malas interpretaciones y que sea veraz. Para tener contacto con la CONDUSEF, necesitamos ponernos en contacto por internet, por carta o por teléfono, debemos tener a la mano los siguientes datos: nombre y domicilio del reclamante, nombre y domicilio de la institución financiera a la que se le dirige la reclamación, documentos que amparen la contratación del servicio y descripción de los motivos. Promete ser un servicio completo y amable. Por otro lado, podemos optar por la asesoria legal privada, ya sea que nosotros tengamos una empresa o tengamos una queja contra una, la asesoría legal puede ser también una buena opción si lo que queremos es un trato más personalizado y con la misma persona. Podemos asistir a un despacho jurídico y contratar a un asesor legal privado, este despacho nos canaliza con el asesor que más nos convenga, nos dará varios consejos y tips completos y especializados de asesoría legal, sea el caso que sea el que nos esté preocupando. Estas dos opciones son buenas, más hay que hacer un balance económico para saber qué opción nos conviene más.

Publicar un comentario

0 Comentarios