Consideraciones Antes De Contratar Un CréDito

Una de las principales causas que provocan inestabilidad en la economía familiar es el mal uso que se hace del crédito. Muchas personas, confiadas en los préstamos y créditos que ofrecen los bancos u otras instituciones semejantes, utilizan sus tarjetas para realizar compras y pagar sus servicios, lo cual responde a una de las necesidades que estos instrumentos deben satisfacer. El problema surge cuando se cae en moratoria o en incapacidad de pagos. La mejor manera de aprovechar la posibilidad de obtener un crédito es invertirlo en alguna actividad productiva. En realidad, los instrumentos financieros están pensados como forma de otorgar creditos para negocios, ya que es muy difícil que un particular pueda costear por si mismo la inversión necesaria para echar a andar un negocio. Aún así, antes de solicitar prestamos para negocios, es importante considerar algunas cuestiones. El principal factor que se debe tomar en cuenta es que los créditos tiene una caducidad, es decir, deben ser pagados en un plazo específico después del cual se deben liquidar los montos, incluidos los intereses. Por esta razón, se debe organizar el proyecto de negocio de manera que los primeros ingresos sirvan para liquidar los adeudos contraídos. Es tentadora la idea de cosechar beneficios inmediatos pero vale más la pena tomarse las cosas con calma y considerar que un movimiento en las tasas de interés puede elevar nuestras deudas al grado de volverse asfixiantes. También se debe tener muy en claro la ruta a seguir con el proyecto de inversión y obtener el crédito adecuado a nuestras necesidades. Una oferta puede sonar atractiva pero, a la vista de nuestro proyecto, tal vez no sea la más adecuada. Se deben valorar el monto del préstamo, el tiempo de liquidación, los intereses y las demás cláusulas de requisitos y obligaciones. Sólo entonces podremos valorar si realmente nos conviene un tipo de crédito o debemos buscar otras opciones. Otra recomendación es no aferrarse a los créditos como tabla salvadora cuando las cosas no marchan bien. El dinero es para utilizarse con prudencia, ya que no sirve de nada sembrarse de deudas sólo para mantener a flote un proyecto que no funciona. Ser realista es la más benéfica de las actitudes; es mejor dejar un proyecto que no está dando rendimientos que esforzarse por conservarlo, a menos, claro, que se reinvente por completo y se corrija el rumbo. Persistir es una virtud pero la necedad es un vicio.

Publicar un comentario

0 Comentarios