¿Por qué decir NO a las peleas de perros?

Se dice que un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales. Hoy en día el internet se ha vuelto una ventana que permite a los lectores asomarse y enterarse sobre aspectos de la realidad que antes le estaban vedados. Ahora es posible interesarse por una causa, lejana quizás, como el combate contra la hambruna que padecen los pobladores de algunos países o la lucha por la igualdad de la mujer. Una de estas causas es el maltrato y la violencia ejercida en contra de los animales. El regalo que dicha herramienta, conocida como internet, les ha brindado a los animales es dotarlos de voz que antes no poseían. Es decir, ha conseguido unir la pluralidad de voces que antes se encontraban dispersas y levantarla en una sola en favor del bienestar y el derecho de todos ellos. Así pues, si los animales ahora tienen voz, también hay quienes ahora pueden escucharlos. Y una de las quejas que, aunque viene de tiempo atrás, se ha puesto en contra de los torturadores de animales es la que se relaciona con las peleas de perros. Desafortunadamente las peleas de perros se dan tanto en contextos socioeconómicos altos y opulentos como en aquellos paupérrimos y escasos. El caso es que las peleas de perros nunca son organizadas en el mismo lugar y esto hace que se dificulte seguir el rastro de los organizadores y detener a los involucrados. Lo verdaderamente atroz de las peleas de perros no son, contrario a lo que pudiera pensarse, las peleas en sí. Sino todo el sufrimiento que padecen desde el entrenamiento que inicia cuando el cachorro tiene tan sólo tres meses hasta la pelea en que sus cuerpos llegan a terminar casi como desechos. Las razas más comúnmente perseguidas para estos fines son perros bull terrier, terrier y american Staffordshire. El inicio del combate en contra de este tipo de tortura es la colaboración de todos a quienes pueda interesarle esta causa. La participación de todos es necesaria para facilitar la participación de la policía y detener las peleas de perros. Debido a que dichas peleas son una práctica ilegal, se pueden levantar denuncias o informar sobre cualquier pista que ayude a las autoridades a detener a los culpables. Es fundamental promover esta causa por internet a través de convocatorias y la creación de grupos que se dediquen especialmente a brindar información al respecto.

Publicar un comentario

0 Comentarios