Todo sobre la cirugía de rinoplastia

Las cirugias plasticas con fines estéticos se han convertido en una de las especialidades médicas más populares en los últimos años. Con los avances y la creciente demanda que ha surgido desde la década de los noventa, muchos médicos optan por esta carrera. Sin embargo, es también una de las más demandantes y es muy importante, como paciente, estar atento y elegir al mejor. Una de las operaciones que más destacan por su popularidad es la cirugia de rinoplastia, es decir, la de nariz. Si bien es cierto que es uno de los procedimientos menos complicados de ejecutar, también lo es que requiere de muchos preparativos y de un seguimiento adecuado. Durante las consultas preoperatorias, el médico debe hacer un informe detallado del historial clínico de su paciente, especialmente de las posibles afectaciones nasales que pueda haber tenido. También si se han tenido incidentes como nariz rota, sinusitis y otros padecimientos. Las obstrucciones nasales son un factor de importancia que debe ser tomado en cuenta. Se toman fotografías y se evalúan cuáles son los problemas, si los hay, y cuáles son las expectativas del paciente. Este punto es importante, ya que con frecuencia hay confusión con respecto a los resultados que se esperan por parte de los médicos y de los pacientes, respectivamente. Unos y otros deben ser muy claros acerca de lo que quieren obtener y hasta qué punto tales expectativas son realistas. También debe realizarse un examen físico para conocer el estado actual de la nariz. Se debe revisar la parte ósea, el cartílago, la punta de la nariz, la base y los laterales. Aquí es cuando se detectan las anomalías y las posibles deformidades, así como el grado de éxito que puede tener una intervención, así como el número de intervenciones necesarias para obtener los resultados finales. Recuerde que todas las precauciones deben tomarse antes de la operación. Si uno no está del todo convencido de los procedimientos y de los resultados que se espera obtener, el momento para discutirlo es antes de entrar a la sala de operaciones. Tras la intervención, lo que resta por hacer el es seguimiento posoperatorio y las consultas médicas para evaluar resultados. Siempre es necesario esperar algunos días para observarlos ya que la inflamación hace imposible conocerlos de inmediato. Es responsabilidad del paciente atender a los cuidados que indica el médico para tener una buena y rápida recuperación.

Publicar un comentario

0 Comentarios