GuidePedia

0
Las familias con niños que sufren epilepsia saben lo complicado que puede llegar a ser la convivencia con los mismos, ya que en muchos casos sus comportamientos son inesperados y un poco difíciles de tratar. Sin embargo con el paso del tiempo hay que acostumbrarse y conocer las posibilidades que tenemos de darle al niño una calidad de vida no solamente biológica, sino psicológica. Hoy daremos algunos consejos para convivir con un niño epiléptico. El primero de los aspectos que debemos entender sobre un niño epiléptico es que a pesar de sufrir esta terrible enfermedad, comprende todo lo que pasa en su entorno y no está de más tratarlo con madurez y hablarle de su padecimiento. Debemos comprender que hay diferentes tipos de epilepsia y que un niño diagnosticado puede presentar un tipo diferente en cada ataque. Al llevar al niño afectado por esta enfermedad a sus actividades académicas o deportivas es importante informar a quienes conviven con él o ella de su enfermedad, así los prevenimos y sabrán que hacer en el momento de un ataque. Cosas fundamentales como evitar que el niño se haga daño e informar a sus compañeros de clase sobre lo que es la epilepsia deben ser comunicada a su grupo de convivencia. La epilepsia es una enfermedad que trae consigo muchos sentimientos de culpa e inferioridad, por lo que es importante hacerle saber al niño que es un chico normal y que puede llevar a cabo casi todas las actividades que sus compañeros. Algo muy importante es enseñarle al niño todo lo que pueda servirle saber acerca de su enfermedad, desde qué la causa hasta qué deben hacer quienes lo rodean en caso de que se presente una crisis epileptica, esto lo hará sentirse más seguro, pues sabrá más acerca de su propia situación. Elogiar y notar los logros del niño es algo muy importante para su autoestima, esto le hará saber que es tan capaz como sus compañeros. Evitar hablar con familiares y amigos sobre las dificultades que su trastorno ocasiona es una excelente opción para alejar al niño de depresiones o caídas de ánimo. Recordarle que la epilepsia en niños tiene muchas posibilidades de alcanzar la cura absoluta puede ayudarlo a sentirse más animado y tener ganas de hacer cosas por recuperarse. Buscar actividades en familia que el niño pueda hacer lo ayudará a sentirse incluído a pesar de su situación.

Publicar un comentario

 
Top