GuidePedia

0
Cuando una pareja decide divorciarse es porque ha llegado a un punto irreconciliable. Si nos divorciamos y tenemos hijos tenemos que pensar en nuestros intereses comunes: el bienestar de los pequeños. Como pareja divorciante se ven en la necesidad de llevar a cabo un largo proceso legal en el que los hijos deben participar. Entre más pequeños son los hijos es más difícil que puedan entender las razones de la separación sin sentirse culpables por el divorcio; la actitud que tome la pareja frente a esta situación determina el daño psicológico o emocional del hijo en el proceso. Hay personas para quienes la simple idea del divorcio les pone los pelos de punta, les aterra y no saben cómo liberar este estrés, que se convierte en una bomba de tiempo que explota hacia sus propios hijos, que viven doblemente tristes por la separación de sus padres, los sentimientos de culpa y el enojo del padre con quien se quedaron. Dado que los niños afectados por el divorcio de sus padres va en aumento hoy daremos una lista de consejos para lograr la separación sin daños a nuestros hijos. No involucrar a nuestros pequeños en los problemas que tenemos con la pareja. Uno de los requisitos para divorcio es que antes de presentarse ante el Juez la pareja se ponga de acuerdo sobre la manutención de los hijos, la custodia y la repartición de bienes para garantizar su seguridad y bienestar económico. Buscar un abogado familiar especializado en divorcio que pueda ayudar a disolver el vínculo matrimonial con la menor cantidad de problemas posibles para no dañar la imagen que los niños tienen de sus padres ni de ellos mismos al meterse en problemas innecesarios sólo por venganza. Ayudar a nuestros hijos a entender que su forma de vida y hábitos cambiarán dándoles a entender que pueden disponer de ambos padres en cualquier ocasión. No ignorar nuestras emociones en el momento de la separación. Sea cual sea la cantidad de tiempo que hayamos estado en pareja la separación será difícil para los dos; hablar con nuestro hijo de las sensaciones de miedo y ansiedad que pueden llegar a darse es una manera de ayudarlos a controlar sus sentimientos. Un punto muy importante es evitar por sobre todas las cosas, los comentarios negativos sobre nuestra pareja; los niños no tienen la culpa de nuestros problemas y estas actitudes de nuestra parte pueden provocar problemas de conducta, alimentación e incluso sueño. Estar conscientes de que tras la separación los hijos necesitarán más atención, apoyo, afecto, etc., es una manera muy conveniente de evitar cualquier tipo de frustración hacia ellos. Hablar con ellos acerca de la separación, las visitas a la corte y los aspectos emocionales detrás de esta decisión, ayudará a que ellos se sientan más integrados en el proceso, aclarará ciertas dudas y evitará que el niño tome partidos. Cuanto más le cueste a un padre aceptar su ruptura, más le costará al hijo asumirla. Es necesario evitar enfrentamientos delante de nuestros hijos con el fin de que ellos no tengan que absorber el estrés o la mala relación que quedó en nuestra vida de pareja. Siempre es importante tener en cuenta que somos para nuestros hijos un reflejo del mundo y cómo debe ser vivida.

Publicar un comentario

 
Top