GuidePedia

0
Dicen que cuando no nos toca morir, ni porque busquemos la muerte la encontramos y cuando nos toca ni aunque nos quitemos la podremos evadir. Es una verdad muy fuerte, sin embargo en muchos casos las personas mueren antes de tiempo por una falta de prevención y de información. El corazón es un músculo que mantiene vivo a todo el cuerpo; el músculo más importante, es por esto que cuando deja de funcionar o tiene alguna falla, debemos atenderla lo antes posible. Hoy hablaremos de las opciones que tenemos para prevenir una muerte súbita. Dejar de fumar. Tan solo en España 50 mil personas mueren anualmente a causa de un paro cardiaco irremediable, esto ataca principalmente a los hombres. Las causas de la muerte súbita son varias y nos puede sorprender cuando menos la esperemos, por lo que llevar una vida sana y libre de malos hábitos como fumar puede ser la principal manera de prevenirla. Tener a la mano un dispositivo salvador de vidas: un desfibrilador. Muy pocas personas saben usar los desfibriladores correctamente, lo cual es una verdadera pena ya que pueden salvarse cientos de vidas con el uso de dichos aparatos. Prevención. Prevenir una afección cardíaca que nos lleve a la muerte no es imposible; hacer ejercicio regularmente (a diario es la frecuencia ideal), tomar agua simple o aguas de frutas naturales, llevar una dieta balanceada con altas cantidades de fibra, no fumar y no beber alcohol en exceso son excelentes maneras de prevenir o por lo menos postergar un ataque cardíaco la mayor cantidad de tiempo. El sobrepeso también es una causa frecuente de los ataques al corazón. Estar atento a los síntomas. Todo empieza con molestias leves en el brazo, presión en el pecho y algunos mareos, sensaciones que muchas personas confunden con una fuerte indigestión, sin embargo son pocos los que saben o si quiera se imaginan que están a punto de sufrir un ataque al corazón. En muchas ocasiones el simple uso de un desfibrilador o la reanimación cardiopulmonar podría salvar la vida del afectado, aunque pocos son los lugares públicos que cuentan con un desfibrilador para uso del público, día a día ha ido aumentando la consciencia de su uso en las empresas. Si bien es cierto que los desfibriladores pueden salvar su vida de la muerte, es también muy cierto que usted puede evitarse la necesidad de llegar al punto de necesitar una descarga eléctrica. A partir de los 35 o 40 años es necesario controlar lo que comemos, el ejercicio que hacemos y hacernos pruebas periódicas para medir nuestro colesterol, más aún si tenemos antecedentes de problemas cardíacos en la familia.

Publicar un comentario

 
Top