GuidePedia

0
Primero se sientan solas. Luego quieren comer ellas solas. Luego quieren vestirse ellas solas y por último ya no quiere que mamá escoja su ropa, ya que ellas quieren tener un estilo propio. Así se van las etapas en las que empezamos a entender que nuestras pequeñas niñas ya no son bebés a los que podíamos ponerles trajes de abeja o de calabacita. Pero no tiene por qué ser algo malo, en estos momentos la niña va a necesitar que, sin ser groseras, les digamos qué si y qué no deben usar. Las niñas son estrafalarias y está bien, es la edad en la que todo lo que se pongan se les ve curioso… o casi todo. Los expertos dicen que es alrededor de los dos años cuando las niñas ya tienen la capacidad de vestirse solas, pero hay algunas niñas a las que les gusta dejarse consentir y siguen dejando que su mamá las vista. Conforme nuestra pequeña vaya creciendo, nos pese o no, irá viendo cada vez más comerciales, más tiendas de ropa e incluso a nosotras mismas eligiendo ropa y va a querer imitarnos, entonces tenemos que estar ahí para ayudarla. En los centros comerciales hay zonas en donde podemos encontrar artículos muy curiosos como botas para niña con diamantinas o que se iluminan al dar el paso, o pantalones de cargo que parecieran unos de nuestro clóset encogidos a tamaño niña, pero tenemos que dejar que ella escoja libremente lo que más le agrade y por sobre todas las cosas con lo que se sienta más cómoda y segura de sí misma. Un artículo que nunca faltará serán las faldas para niña. Pareciera ser que no hay ni una sola niña en la faz de la tierra que no quiera usar por lo menos una vez una falda. Empiezan con las nuestras y ahí van, pisándose las enaguas pero muy divertidas de sentirse y verse como mami, pero conforme va avanzando el tiempo, ellas van a querer su propia falda, tal vez completamente diferente a las que mami tiene, sin embargo no debemos espantarnos, la niña está creando su propio estilo, mientras no sea algo poco adecuado para su edad, debemos darle bandera verde. Pero no se acaba ahí, también existen las bufandas, los guantes, los gorros, boinitas, lentes, mallas, calcetitas… un mundo de ropa casi tan extenso como el nuestro. Ella buscará nuestra aprobación, ella querrá ser bonita e independiente a los ojos de mami, siempre tengamos bien en cuenta que somos su referente del mundo. Palabras de aliento y de amor para nuestra pequeña princesa.

Publicar un comentario

 
Top