GuidePedia

0
La apariencia de los dientes es muy importante para lograr una buena apariencia facial ya que al momento de sonreír o hablar, siempre mostramos la dentadura, lo que ha llevado a muchas personas a poner un cuidad extremo a sus dientes por todos los medios posibles. En ocasiones no importa lo mucho que cuidemos nuestros dientes, algún accidente puede terminar con la apariencia perfecta y limpia de nuestra dentadura; para este tipo de incidentes existen las carillas dentales. Las carillas dentales son la opción perfecta para quienes buscan reparar su dentadura sin perder el aspecto natural de sus piezas ya que gracias al material, asemejan mucho a un diente natural sin daños. Estas carillas o implantes dentales se colocan sobre el diente, en ocasiones con un raspado previo para que el material se agarre bien y no corra riesgos de despegarse con el paso del tiempo, sin embargo se han fabricado pegamentos más efectivos que no necesitan del raspado previo, haciéndolo un proceso menos invasivo. En la estetica dental a las carillas se les identifica como rehabilitadoras, ya que no solamente ayudan a recobrar el buen aspecto, sino su funcionalidad. Las sonrisas dañadas, los dientes manchados y quebrados conocen su solución definitiva en las carillas dentales. Los dos materiales de carillas más utilizados en las estéticas dentales son la porcelana y las de resina. Las carillas de resina tienen la ventaja de que pueden ser hechas al momento por el dentista directamente en el consultorio, haciendo el proceso más personalizado y rápido. Otra ventaja es que no necesitan que se talle el diente para ser sobrepuestas y que se hacen una por una completamente amoldadas a la pieza en donde van a encajar. Cada una de estas piezas puede durar de 2 a 5 años si se les da el cuidado adecuado. En cuanto a las carillas de porcelana, se utilizan mucho para dientes fracturados, dientes que presenten colores distintos a los demás y dientes con formas irregulares que los hagan notar diferentes de los demás. Muchas personas los utilizan también para disimular los espacios entre piezas. La ventaja de estas carillas es que no se tiñen con ningún tipo de bebida, ya sea café, tés, vino y cigarro, mantiene el color y brillo con el paso del tiempo y su dureza es superior a la del mismo esmalte dental. Los dos son buenos tipos de carillas, solo tenemos que escoger la que se adapte mejor a nuestras necesidades.

Publicar un comentario

 
Top