Cómo ayudar a nuestros bebés a no llorar en la guardería

Ver crecer a nuestros hijos es algo hermoso, sin embargo algo doloroso, pues entre más grandes son, menos nos necesitan o nos quieren a su lado; es algo que debemos entender y aprender a enseñarles que así debe ser. Uno de estos importantes pasos es entrar a la guardería: para ellos es un cambio muy drástico pues se separan no solamente de su mamá, sino de sus mascotas y de su casa, pero no tiene por qué ser algo triste, aquí le decimos cómo ayudarles a disfrutar la entrada e la guardería. Casi todos los niños al entrar a la guardería sienten la angustia de separación, tienden a llorar mucho y aferrarse a nosotros, algo que tanto ellos como nosotros sufrimos fuertemente. En vez de quedarnos con la sensación de que estamos abandonando a nuestros niños, debemos tener en mente la idea de que les estamos ayudando a desarrollarse, si les transmitimos la idea de que es algo bueno para ellos, lo tomarán con más calma. ¿Cómo ayudarlos? Haciéndolo sentir seguro acerca de ir a la guardería, que lo entienda como una aventura a la que tiene que atender solo, para aprender cosas nuevas. Decirle que va a poder enseñarnos lo que aprenda. Esto lo hará sentir entusiasmado con el primer día; también es importante comprar ropita cómoda, una buena recomendación es la ropa de Carter's, es ropa de calidad, cómoda y bastante resistente. Apelar a su narcisismo. Otra buena manera de animarlos a ir es comprarles ropita que les guste usar para convencerlos de que podrán mostrarla con sus nuevos amiguitos; la tienda Oshkosh tiene ropa muy bonita para todas las edades. Comenzar a cambiarles los horarios. Unos días antes, empezar a levantarlos más temprano y regular sus horas de comida para que puedan empezar a adaptarse y no sufran ya que en la guardería suele ser el mismo horario para todos. Llevarlo a conocer la guardería. Una excelente idea es no llevarlos el primer día de golpe, sino que conozca antes la ubicación y de ser posible el interior de la guardería para que se vaya familiarizando. Es cierto que tardarán un tiempo en adaptarse, pero está en nosotros hacerles el recorrido más sencillo. En algunas guarderías se permite que los padres acompañen a los niños durante los primeros días para que el cambio no les parezca tan pesado, sin embargo, la mayoría no lo permiten, por lo que debemos prepararnos para dejarlos, si el niño ve que nosotros lloramos, evidentemente ellos sentirán que algo no anda bien, intentemos contener las lágrimas por difícil que sea.

Publicar un comentario

0 Comentarios