GuidePedia

0
La obesidad es un problema que va en aumento en todo el mundo, especialmente en América Latina donde cada vez es más común ver gente obesa. Los nutriologos en DF están de acuerdo en que la obesidad es un problema multifactorial que, además de las características fisiológicas depende de otras cuestiones culturales, antropológicas y sociales. Los expertos en clinica de obesidad han considerado que en esta enfermedad multifactorial interviene el fácil acceso a la comida, especialmente la comida chatarra, así como un incremento en los tamaños de las porciones en los platos ofrecidos por restaurantes así como la falta de conocimiento sobre la cantidad de calorías y carbohidratos que consumimos diariamente. Pero ¿Cómo combatir una enfermedad “invisible”? La obesidad es invisible porque no somos conscientes de la gravedad de trastornos que nos ocasiona; muchos especialistas consideran a algunas personas delgadas como obesos debido a la cantidad de grasa almacenada en sus órganos; el colesterol o hipercolesterodemia que suele ocasionar graves conflictos de salud al almacenarse en las arterias. Un estilo de vida saludable podría ser la clave para disminuir las tasas de obesidad; adquirir hábitos buenos como hacer ejercicio diariamente, mantener una buena alimentación -en la que se de más importancia a las frutas, verduras, proteínas y carbohidratos no refinados-, hidratarse correctamente y dormir bien, no solo nos ayudará a mantener nuestro peso, sino a tener una mayor calidad de vida. Por otro lado se encuentra la costumbre de realizar dietas poco apropiadas en las que se eliminan las proteínas, los carbohidratos o las grasas, pero al ser poco saludables y difíciles de seguir el usuario las abandona, recuperando el poco peso perdido e incluso ganando algunos kilos extra. Los especialistas recomiendan una alimentación variada, en la que se contemple cada grupo alimenticio, pero vigilando las cantidades. El ejercicio es muy importante para quemar las calorías extra, que nos hacen ganar kilos, además promueve el bienestar general, además nos motiva la hidratación. Por otro lado, el bienestar mental es muy importante para alcanzar un buen estado físico pues el estrés nos engorda; cuando nos sentimos estresados nuestro cuerpo libera cortisol, hormona que aumenta la cantidad de tejido graso en el organismo. Se recomienda dormir 8 horas diarias, contar con técnicas de relajación para mantener el estrés a raya y alimentar los sentidos además del estómago para alcanzar el bienestar mental. En conclusión, si bien la obesidad esta relacionada con la alimentación, intervienen múltiples factores, que van desde la vida sedentaria hasta la predisposición genética y las enfermedades; todo esto provoca que la solución sea más compleja de lo que se piensa.

Publicar un comentario

 
Top