GuidePedia

0
Es complicado saber qué clase de look es el más adecuado para ir a la oficina, más aun cuando apenas nos iniciamos en el mundo laboral y no sabemos de bien a bien qué es lo permitido, lo bien y mal visto dentro de este entorno. Hay muchas opciones por las que podemos optar, incluso hay empresas en las que los pantalones de mezclilla reinan y son parte del código de vestimenta mientras que hay otras en las que solamente se permiten en los días casuales, es por esto que hay que conocer bien cuál es el código de estilo de nuestra oficina antes de aventurar un atuendo. Mientras algunas empresas entregan uniformes que incluyen chamarras, suéteres, camisas y pantalones de la empresa con el logo bordado, hay quienes no tienen este servicio y optan por dejar que los empleados se dejen llevar por su instinto y elijan las prendas con las que se van a presentar a cumplir su jornada laboral, para algunos es lo mejor, para otros es el infierno. En cuanto a las mujeres, hay diferentes estilos que se pueden adoptar para ir a la oficina; también depende del tipo de trabajo que se vaya a realizar, por ejemplo en las oficinas de diseñadores gráficos o técnicos en computación las reglas son más laxa, pues no tienen que convivir directamente con clientes o proveedores, así que pueden elegir totalmente su estilo. Hablemos un poco de “las reglas de oro” a seguir para elegir nuestra vestimenta laboral: La imagen. Muchas personas dicen que uno debe vestirse para el trabajo que quiere y no para el que tiene haciendo referencia a que usar un poco más de elegancia y formalidad nunca está de más, pues la imagen que proyectamos y qué tan seguros nos sintamos de ella, manda mensajes a quienes conviven con nosotros. No uses lo mismo de siempre. Ya sea en hombres y en mujeres este consejo aplica muy bien. El hecho de haber comprado un conjunto en la tienda no quiere decir que no podamos jugar con las combinaciones y usarlos de manera diferente. No se trata de lucir como estampa, atrévete a mezclar atuendos. Accesorios. Los accesorios son una excelente manera de romper con la monotonía de un atuendo, pero tenemos que cuidarlos mucho para no terminar haciendo de nuestro accesorio el centro de atención ya sea por grande o por incoherente. Sin olvidar que la higiene personal es el accesorio más valioso para cualquier trabajador, estos ejemplos nos ayudarán mucho a dar una buena impresión para nuestros clientes y compañeros de trabajo.

Publicar un comentario

 
Top