GuidePedia

0


Año con año las tasas de embarazo adolescente siguen subiendo llegando incluso a colocar a México en los primeros lugares de madres adolescentes a nivel mundial, ya sea por falta de cuidados durante la relación sexual o por violaciones. Cada año 400 mil adolescentes que rondan entre los 10 y los 19 años pasan por un embarazo no deseado, trayendo consigo la pérdida de posibilidades de desarrollo. Desde 2006 la cantidad de adolescentes que han quedado embarazadas van a la alza por diferentes cuestiones: la educación sexual en las escuelas y en los hogares es bastante decadente, no se les da el asesoramiento sobre como abortar en caso de que quisieran hacerlo y en las clínicas de salud el personal lejos de tratarlas con respeto buscando resolver sus dudas las maltrata, insulta y en ocasiones ni siquiera se les toma en cuenta. Si bien es cierto que en las clínicas de aborto en el Distrito Federal los abortos son gratuitos, muchas de estas niñas no acuden por la presión social y familiar, lo que las orilla a tener hijos que realmente no desean derivando en falta de oportunidades de crecimiento emocional y profesional y en ocasiones, en maltrato intrafamiliar no solamente de parte de la madre al hijo, sino también de la pareja. En los últimos 9 años más de 20 millones de partos fueron atendidos, 2 de cada 10 eran de adolescentes siendo entre los 17 y 19 años la incidencia más alta, lo que demuestra que tanto en secundaria como en preparatoria, la educación sexual aún tiene mucho qué dejarles a estos jóvenes que de súbito interrumpen su juventud para dar lugar a un proceso que sin duda cambiará sus vidas para siempre. Los estados con más embarazos adolescentes son: Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Tlaxcala, Tabasco, Guerrero, Michoacán, Colima, Aguascalientes y Durango; en la mayoría de estos estados el aborto aún está mal visto y se prohíbe practicarlo sin una causa aparente como violación o acoso. La parte que toca a la sociedad en general de este problema es el alto índice de pobreza en el que nacerán, crecerán y se desarrollarán estos niños, pues los padres difícilmente encontrarán trabajos en los que se les remunere lo suficiente para darle una vida y educación por arriba del promedio a sus hijos ya que muchos de ellos no han terminado ni siquiera la preparatoria cuando empiezan a tener familia. Hacer conciencia sobre los embarazos adolescentes va más allá de platicar y compartir noticias, hay que acercarnos a nuestros jóvenes con mentes abiertas y tolerantes, dispuestas a resolver sus dudas sin prejuicios ni regaños; en la educación reside el poder.

Publicar un comentario

 
Top