GuidePedia

0
A finales del 2015 empezaba a sonar en todos los medios el tema de las revisiones electrónicas por parte del SAT, quien no sólo se ha dedicado a verificar que los contribuyentes cumplan con obligaciones como la emisión y timbrado de nomina, sino en la correcta información presentada en la contabilidad electrónica. Como todos sabemos, la era de la digitalización nos ha traído facilidades en el cumplimiento con el fisco, pues toda la información de la empresa, incluidos los recibos de nomina, se debe almacenar en bases de datos digitales, por ello el SAT cambió sus visitas domiciliarias por auditorías electrónicas, con las que será más rápido el proceso pues los libros contables se llevan de forma electrónica, así que será más sencillo que los contribuyentes corrijan errores en la información enviada al fisco. Con las declaraciones fiscales y la contabilidad electrónica, el SAT sabe perfectamente cuántos CFDI hemos emitido por mes, por lo que es más fácil detectar los comportamientos extraños o sospechosos. La revisión o auditoría electrónica se realizará cuando la documentación sobre uno o más rubros tenga datos erróneos u omitidos, esta revisión se hará con el fin de comprobar la información y buenas prácticas del contribuyente, así como determinar si el contribuyente le debe cierta cantidad de dinero por impuestos. Se estima que se realicen entre 7 mil y 10 mil auditorías, sumadas a las 25 mil tradicionales que se realizan mediante visitas domiciliarias o revisiones de gabinete. Cuando la autoridad fiscal lo requiera, se comunicará con el contribuyente a través del Buzón Tributario, notificando la falla y brindando un lapso de tiempo para que sea modificada la información. Si el contribuyente hace caso omiso y no realiza los cambios pertinentes en un plazo de 15 días, la resolución provisional del SAT se convertirá en definitiva y se tendrá que pagar lo establecido en un principio, más intereses o multas; por ello se recomienda aclarar la situación o acudir con la Prodecon para que actúe como mediadora entre ambas partes. Se espera que en agosto comiencen las revisiones electrónicas, por lo que no serán sorpresivas para el contribuyente, y, a diferencia de las visitas domiciliarias, el proceso durará de 2 a 3 meses.

Publicar un comentario

 
Top