GuidePedia

0
Los y las enfermeras de todo el mundo son en muchas ocasiones un elemento clave en la recuperación de los pacientes, pues si bien ellas y ellos no participan en los procedimientos quirúrgicos del enfermo, cuidan y velan por su salud justo cuando más se necesita que es en el tiempo de convalecencia. A los enfermeros se les reconoce por sus uniformes que de acuerdo al manual deben tener ciertas características, entre ellas la limpieza y la integridad de los elementos del mismo, pues un enfermero limpio y presentable da más confianza tanto al enfermo como a los familiares.

Con los uniformes médicos generalmente viene la idea de la salud y el bienestar, es por eso que en los círculos de la salud es tan importante cuidar de sus uniformes, pues es la carta de presentación que se da a los pacientes; no dejaríamos nuestra salud en las manos de cualquier persona, mucho menos ante alguien que tuviera una imagen desaliñada y sucia.

Antes de 1800 los uniformes de los enfermeros eran más informales pues solían constar de hábitos utilizados por los monjes y monjas que cuidaban a los pacientes en los hospitales militares e iglesias; en esos tiempos aún la enfermería no se consideraba como una profesión que realmente mereciera reconocimiento especial y para algunos ni siquiera respeto, pues se creía que eran meramente los cuidadores, sin tomar en cuenta que también para ser enfermero se requiere de conocimientos médicos fundamentales.

Más tarde, una enfermera conocida como Florence Nightingale cambió totalmente el panorama para los enfermeros en general pues empezó a abrir el camino para la creación de una escuela para enfermeras en Inglaterra; todo comenzó en 1860, año en el que también se requirió de formalidad en los uniformes de las y los enfermeros ya que querían formalizar y hacer más presente su imagen no solamente ante el paciente, sino ante el cuerpo de médicos que también requieren de su mano ayudante para concretar los trabajos exitosamente.

Así empezó a evolucionar el uniforme de las enfermeras a partir de los hábitos de las monjas; dicho diseño duró hasta aproximadamente 1940 que fue cuando empezaron a hacerse pequeños cambios poco a poco a los uniformes que empezaron con un overall azul que cada hospital se ha dado libertad de ir modificando para diferenciar a sus trabajadores de los de otras instancias.

Hoy en día generalmente los podemos ver con pequeñas cofias en el caso de las mujeres; en México el uniforme de los enfermeros que atienden en la zona de pacientes convalecientes es blanco con chaleco que cambia de color dependiendo de la dependencia en la que atiendan.

Publicar un comentario

 
Top