GuidePedia

0
Tratar de vivir en pareja con alguien que por las noches ronca puede convertirse en un serio problema que incluso puede llevar a la ruptura pues privar a alguien del descanso tiene repercusiones a nivel físico, biológico y por lo tanto emocional. Para algunos descubrir como dejar de roncar es tan sencillo como buscar en Internet y poner manos a la obra, pues puede ser a causa de una mala almohada o un resfriado pasajero, pero para cientos de personas el problema va más allá.

Es muy común que la persona que ronca en las noches lo haga como señal de que algo anda mal con su cuerpo, así que ninguna almohada, vaporizador o colchón ortopédico surte efecto, es ahí cuando entra la opción de acudir a una clinica de otorrinolaringologia para descifrar qué está pasando dentro del cuerpo y qué trata de decirnos con los ronquidos.

El molesto ronquido se produce cuando las vías respiratorias se estrechan, lo que dificulta el paso del aire, provocando la vibración de la garganta al paso del aire; ya sea por una mala postura o por una enfermedad, el sonido de los ronquidos no es algo normal, es por esto que cuando llegamos a una clínica con el problema a cuestas los expertos nos pedirán quedarnos para una investigación un poco más profunda sobre cuáles son los factores que nos están llevando a roncar.

Durante el ronquido la persona que lo padece corre el riesgo de sufrir apneas del sueño; breves momentos en que la respiración se detiene por completo, esto puede suceder una o dos veces por noche elevando el riesgo de paro cardíaco, depresión y diabetes a causa de la mala oxigenación de nuestro sistema.

Existen algunas soluciones inmediatas que los pacientes de ronquidos suelen utilizar para intentar aminorar la frecuencia e intensidad pero no siempre son efectivos. Entre estas soluciones pasajeras podemos encontrar:

- Tiras nasales. La falta de efectividad de estas tiras se debe a que el estrechamiento de las vías respiratorias suele ir más allá de las fosas nasales, por lo que las tiras realmente no pueden ayudar a evitar los ronquidos.

- Bajar de peso. Para algunas personas bajar de peso puede reducir al menos la intensidad de los ronquidos pues un cuello con menos piel a su al rededor reduce la presión que se ejerce sobre las vías respiratorias al estar acostados. No siempre es útil pero vale la pena intentar.

- Dormir del lado. A veces reacomodarse puede funcionar, pues si usamos una almohada demasiado alta, nuestra cabeza se inclina demasiado evitando el paso fluido del aire; esto no debería ser un problema estando del lado. Para mantenerte en la posición los doctores recomiendan una almohada en la espalda.

Si los ronquidos no cesan, lo mejor siempre será acudir a una clínica de otorrinolaringología para que nos evalúe un profesional y evitemos daños a largo plazo.

Publicar un comentario

 
Top