GuidePedia

0
Hay quienes piensan que aprender a gestionar correctamente un espacio en donde almacenamos cosas es solo cosa de las grandes industrias pues deben estar al día con los pedidos de los clientes, pero también nosotros como organizadores de nuestros propios espacios podemos aprenderle mucho a esta estrategia, pues visto de cierta forma, nuestra alacena y clóset son como pequeños almacenes para los que si bien no necesitamos patines hidráulicos para mover lo que en ellos guardamos, sí podemos aplicar técnicas de grandes almacenes para tenerlos ordenados.
En las empresas el fenómeno logístico ha marcado diferentes tendencias para acomodar los diferentes tipos de almacenes para mantenerlos fluyendo, pues dependiendo del ámbito al que pertenezca el almacén será el estilo que más le convenga. Sin importar que movamos las mercancías con patín hidráulico, eléctrico o montacargas, es necesario conocer algo de logística, que es en lo que se basan las mejores estrategias de gestión de almacenes para funcionar.
El principal objetivo de la gestión de almacenes es optimizar el área logística funcional, que se ocupa principalmente de dos grandes áreas: la distribución física y el abastecimiento que son la espina dorsal del éxito de muchas empresas. Las personas que optan por contratar expertos en gestión de almacenes lo hacen con el objetivo de garantizar el suministro oportuno de los materiales y medios de producción que la empresa utiliza para desarrollar sus actividades diarias de una forma ininterrumpida y rítmica.
Para poder conseguir el abastecimiento y distribución coordinada de los materiales en un almacén, el encargado de la gestión de almacenes debe fijarse ciertos objetivos: la rapidez de entrega, la fiabilidad, reducción de costes, maximización del volumen disponible y maximización de las operaciones de manipulación y transporte, puntos que todos unidos y coordinados ayudarán a que tengamos un almacén que habla solo pues de mantener el orden podremos darnos cuenta cuáles son los materiales que más fluyen y cuándo lo hacen.
Las funciones que debe cumplir el almacén son la de recepción de materiales, registro de entradas y salidas del almacén para mantener el registro de lo que más se consume, almacenamiento seguro de los materiales, para esto se debe tener en cuenta qué tipo de materiales estamos guardando para proveerles de seguridad, despacho de materiales y coordinación del almacén con los departamentos de control de inventarios y contabilidad.
Mantener los espacios de almacenamiento de materiales en orden es importante para el funcionamiento correcto de una empresa, incluso para nosotros como personas sin necesariamente trabajar en el almacén.

Publicar un comentario

 
Top