GuidePedia

0
Solemos pensar que son pocas las profesiones que requieren del uso de uniformes corporativos pues generalmente a menos que la prenda sea demasiado llamativa y aunque pueda parecer que un uniforme que no es llamativo y colorido es una mala idea porque las personas no lo notan tanto, no es así ya que un buen uniforme que haga ver al empleado igual que sus compañeros y profesional, también sirve para la impresión que se lleva el cliente, que por supuesto, siempre debe ser positiva.
No todas las empresas optan por uniformes muy formales ya que no todos los empleados tienen los mismos roles en el trabajo; aquellas que se dedican a las ventas deben exigir de sus empleados la mejor de las presentaciones y generalmente piden que vayan vestidos con trajes completos, pues tienen que tratar cara a cara con el cliente y el mejor aspecto que puedan dar son puntos extra para la empresa. Otras empresas que buscan que sus empleados luzcan un poco más casuales sin perder totalmente la formalidad, utilizan pantalones tipo dockers, camisas y suéteres, lo que ayuda a mantener el estilo sin lucir demasiado arreglados.
Pero existe una buena cantidad de beneficios que la empresa obtiene al uniformar a sus empleados:
  • Imagen unificada para la compañía. El usar uniformes da una sensación de una compañía firme y consciente de lo que quiere, tanto para los empleados como para los ajenos. Así también una persona se siente más atraída a acudir con personas que portan el uniforme de la empresa que con aquellas que usan su ropa de diario para atender.
  • Publicidad. Toda empresa busca tener publicidad positiva y no hay mejor manera que un cúmulo de trabajadores comprometidos con la empresa y un buen servicio al cliente para publicitarse. Lo notemos o no, con el paso del tiempo los uniformes se vuelven parte del sello de marca de una empresa.
  • Códigos de vestimenta. Otro tema que el uniforme evita en las empresas es tener que estar recordando vez tras vez el código de vestimenta cuando alguien lo viola con una prenda o un outfit que no son convenientes para imagen que buscamos dar. Un uniforme pasa por alto pláticas y molestias entre trabajadores.
  • Protección. Ya sea para calor, frío o situaciones laborales extremas, un uniforme puede ayudar a quien lo usa a protegerse, lo que ahorra gastos en médicos e incluso pérdidas para la empresa por falta de los empleados a causa de enfermedad o accidente.
Utilizar uniformes tiene más de una ventaja que no debemos descartar para las ganancias de nuestro lugar de trabajo. 

Publicar un comentario

 
Top