GuidePedia

0
Pocos saben qué son y para qué sirven los espirometros. Bien, a continuación les explicaremos y les compartiremos cómo hacer un espirómetro para que conozcan por qué ha sido tan importante su invención en el mundo.
Los espirómetros son instrumentos de medición auditiva que son utilizados principalmente por las áreas de ‘Salud’, ‘Medicina’ y ‘Prevención y Seguridad Laboral’, para evaluar el estado de salud de los pulmones, mediante la medición del volumen que emanan con cada respiración. Estos dispositivos suelen ocuparse en salas de hospitales aisladas por lana mineral, material fabricado de fibras de alta densidad provenientes del basalto (piedra volcánica), que forman parte de cabinas especializadas contra ruido, o ciertamente, en salones apartados del ruido.
Hoy en día los espirómetros de la más alta tecnología cuentan con pantallas táctiles a color, de alta resolución, su capacidad de almacenamiento es amplia y contienen softwares capaces de comparar y evaluar los resultados que se han registrado a lo largo del tiempo. Estos instrumentos de medición son muy utilizados por personas con problemas respiratorios como asma o por las personas que recientemente se sometieron a alguna cirugía relacionada con el aparato respiratorio.
El siguiente experimento no requiere de muchos materiales. Inténtalo hacer en casa, verás que es muy sencillo.
Materiales para realizar el espirómetro casero:
  • Botella de plástico con capacidad de 3 L. 
  • Manguera transparente de 45 cm de largo. 
  • Recipiente cilíndrico de plástico, en donde quepa la botella de plástico. 
  • Plumón indeleble. 
  • Agua corriente.
Para armar el espirómetro:
  1. Lavar todos los utensilios y quitar etiquetas. 
  2. Graduar la botella de plástico con el marcador cada 100 mL. 
  3. Llenar el recipiente cilíndrico de agua a 3/4 de su capacidad. 
  4. Llenar la botella con agua.
  5. Colocar un extremo de la manguera dentro de la botella.
  6. Colocar la botella al revés rápidamente, tapando por un momento la boquilla con la mano para que no se salga el agua.
  7. Introducir la botella invertida al recipiente cilíndrico, dejando fuera uno de los extremos de la manguera.
Primera prueba:
  1. Inhala todo el aire que puedas y exhala todo el aire dentro del extremo de la manguera libre del espirómetro.
  2. Observarás que el agua se derramará, debido a la presión ejercida.
  3. Registra hasta qué medida se encuentra el agua de la botella.
  4. La capacidad pulmonar se medirá dependiendo de la cantidad de aire que logre entrar a la botella, es decir, de la cantidad de agua que haya logrado salir. Mientras más agua esté fuera, mayor será el registro de la capacidad pulmonar.

Publicar un comentario

 
Top