GuidePedia

0
Ubicado en la ciudad de Lancashire, de Reino Unido, el ‘Singing Ringing Tree’ es una escultura futurista de arte sonoro, la cual fue lograda gracias a fabricantes de tubos de acero en 2006, quienes fueron dirigidos por los arquitectos Mike Tokin y Anna Liu, pertenecientes al Panopticons, un proyecto de las artes de la corriente de artistas medioambientalistas de Lancashire, quienes aseguran que fueron inspirados por los árboles y la forma que toman cuando el viento sopla y mueve sus ramas y sus hojas.

srtree1.jpg

En el proceso artístico, los arquitectos, ahora reconocidos como grandes artistas, en un principio pensaron en todos los tipos de materiales inusuales que pudieron haber utilizado, tal es el caso de la concertina y otros tipos de alambres de acero, que bien pudieron haber sido formado parte de estatuas igual de originales.

El ‘Singing Ringing Tree’ es tan sólo una de las cuatro esculturas que forman parte de una serie artística que buscaba plasmar el progreso del condado de Lancashire y el renacimiento de la zona desde una óptica vanguardista. Mide 3 metros y está fabricada en su totalidad por tubos de acero galvanizado.

La peculiaridad de esta obra de arte es su cualidad de arte sonoro, pues se alimenta del viento para emitir sonidos corales intensificados. Los tubos fueron estratégicamente posicionados de tal manera que tuvieran la forma deseada de un árbol, como ya lo mencionamos anteriormente, mientras que otros fueron voluntariamente acomodados de tal manera, que el sonido acústico que emitieran fuera el deseado.

La escultura está ubicada en una colina, sobre la nada, en donde el viento pudiera fluir libremente, sin que ningún edificio obstruyera su paso. Las cualidades armónicas del ‘Singing Ringing Tree’ se produjeron finalmente, ajustando los tubos de acuerdo a su tamaño, añadiendo agujeros en la parte inferior de cada uno de ellos.

Hoy en día Lancashire es un sitio muy visitado por todos aquellos profesionales que saben de la existencia de esta majestuosidad, sin embargo, a pesar de su belleza y singularidad, aún no ha atraído la atención turística deseada. 

En 2007, un año después de que la escultura estuviera lista, ésta obtuvo el premio nacional del Real Instituto de Arquitectos Británicos, debido a su originalidad arquitectónica.

Como dato extra, cabe mencionar que la colina que alberga esta escultura se puede encontrar de camino a Manchester, sobre la carretera de Crown Point. 

¿Te imaginas lo que sería escucharlo por la noche?

Publicar un comentario

 
Top