GuidePedia

0
Cuando encuentran dificultades para quedar embarazadas, las mujeres que sueñan con convertirse en mamás, buscan las respuestas y tratamientos posibles, visitando diferentes ginecologos y probando todos los tratamientos recomendados por amigas y familiares.
La edad es uno de los principales factores de infertilidad o de dificultad para el embarazo: el útero comienza a envejecer desde los 25 años y tiene un declive dramático al llevar a los 35, por lo que después de esa edad se hace más difícil el embarazo.
Se estima que a los 35 años de edad la mujer pierde el 50% de su capacidad reproductiva; pero, si a esto aunamos otra condición médica como la endometriosis, el porcentaje puede aumentar. La endometriosis es la causa del 25 por ciento de infertilidad, ya que ocasiona daños en la ovulación, la calidad del óvulo, la movilización de la fimbria, incluso pude dañar al esperma  y al propio embrión cuando se logra el embarazo.
La endometrosis se da cuando la mujer tiene un “flujo retrógrado”, que ocasiona que parte de este sangrado se regrese por las trompas de Falopio y se deposite en diversos puntos de la pelvis, como los ovarios, las mismas trompas, la vejiga o el colon, de modo que las estructuras se van inflamando y dañando al grado en que se obstruyan las trompas de Falopio y no se permita el paso de los óvulos o de los espermas.
Es de gran importancia tratar la endometriosis, ya que con este sangrado se pueden generar quistes en los ovarios, que pueden impedir la ovulación y el proceso reproductivo.
Otras de las causas más frecuentes de infertilidad femenina son:
·         La anovulación, falta de ovulación mensual.
·         Una edad “avanzada”, como mencionábamos, tener más de 35 años se relaciona con la mala calidad de óvulos.
·         Obstrucción de las trompas de Falopio.
·         Miomatosis uterina.
·         Padecer de enfermedades endocrinológicas como hipotiroidismo, ovario poliquístico e incluso diabetes.
·         Trastornos genéticos.

Es muy importante acudir con un ginecólogo con experiencia en temas de reproducción para asegurarse de tener un diagnóstico certero que permita el tratamiento adecuado, con el cual se incrementan las probabilidades de quedar embarazada y de llevar dicha gestación a término.

Publicar un comentario

 
Top