GuidePedia

0

Este año se prevé que dentro de los procesos de selección, las empresas tomen más en cuenta cómo se comportan públicamente los candidatos a sus puestos de trabajo en sus perfiles de redes sociales. Es por eso que este artículo hablará de cómo puede hacerse una buena gestión de redes sociales para que nuestros perfiles no nos repercutan negativamente a la hora de conseguir un trabajo.
 
Mientras algunos creen que la revisión de perfiles de Facebook, Twitter u otras redes sociales, por parte del equipo de selección de las compañías, es un tanto invasivo, otros creen que es una manera de disminuir la incertidumbre sobre las cualidades de las persona que se estarían contratando. Pues en dicha revisión pueden asomarte ciertas afinidades que podrían ser contrarias a las de los principios de las empresas contratantes. No por nada la gestión de la reputación online de las personas tuvo mayor sentido como hasta ahora, ya que tener una buena imagen en Internet es lo de ahora.
 
A continuación te dejamos una serie de consejos prácticos para que los tomes en cuenta y te despreocupes de tener problemas en el futuro con alguna compañía que llegue a hacer una revisión de tus perfiles.
 
1. Revisa la vista pública de tus perfiles.
Afortunadamente la mayoría de las redes sociales que utilizas tienen la opción para que veas tu perfil como se muestra al público en general. Aprovecha esta opción y revisa la información que pueden ver los demás. Si hay información que no te interese mostrar como pública, delimita su visibilidad y establece que sólo tus contactos puedan verla. 
 
2. Cambia la privacidad de tus publicaciones.
En el mismo sentido, échale un vistazo a las publicaciones que has compartido, tal vez haya alguna a la que quieras configurarle su privacidad o incluso eliminarla. Revisa tus publicaciones, desde las más actuales sobre todo, pero las que sean del 2008 también.
 
3. Agrega a tu biografía información relevante sobre tu formación y experiencias laborales comprobables.
En perfiles como Facebook y LinkedIn se agradece que este tipo de información sea compartida, pues valoran el grado de simpatía que tuviste con tus trabajos pasados y el afecto que le tienes a tu procedencia académica.
 
4. Revisa las foto en las que estás etiquetado.
Accede a cada uno de tus álbums, verifica su estado y su privacidad. No olvides revisar las fotos en las que te han etiquetado y son públicas. Seguramente por ahí encontrarás algunas imágenes impertinentes de las que seguro querrás desetiquetarte.
 
5. Actualiza las páginas con las que quieres que se te vincule.
No olvides que es de dominio público saber qué páginas te gustan. Probablemente haya algunas que ya no  te interesen más, o algunas que tal vez merezcan la pena ser reconsideradas para que ya no aparezcan en tu perfil. Piénsalo.

Publicar un comentario

 
Top