GuidePedia

0

Las plagas de roedores y cucarachas son de las más difíciles de erradicar, ya que son animales en extremo adaptables, con gran velocidad de reproducción, inteligencia descomunal y una constitución muy ágil, que les permite entrar a los recintos más remotos. Estos animales pueden sobrevivir en recintos con productos químicos como el tolueno, pues su organismo se adapta al entorno y les permite crear anticuerpos resistentes a distintos productos, que dañarían la salud de otros seres vivos.
Es de gran importancia acabar con las plagas de estos animales, quienes no sólo comen restos de alimento, sino que ensucian, destruyen y contaminan todo lo que tocan mediante sus excrementos, orina y saliva. Una de las primeras reacciones al encontrar plagas, es tratar de combatirlas con trampas, remedios caseros o productos como el cianuro de sodio, que pueden acabar con pequeñas infestaciones, pero no con grandes plagas para las que se recomienda un profesional en control de plagas, pues se debe eliminar a todo animal mediante acciones integrales para dejar de favorecerlos con abrigo, alimento y protección pues estas poblaciones pueden recuperarse fácilmente si las condiciones ambientales son favorables.
Antes que nada, es importante el diagnóstico de la situación, para conocer la gravedad del problema y las posibilidades de solución, por lo que se debe saber dónde se localiza el problema, cuál es el tipo de morada donde habita la plaga, conocer si hay deficiencias de saneamiento básico y ambiental, si hay infestaciones fuera del lugar, entre otras variables que permitan mejorar el control en el lugar para evitar las re infestaciones.
Se debe evitar la acumulación de basura, desperdicios, desarrollo de matorrales y malezas cerca de industrias, bodegas o en zonas residenciales, pero también en mercados, ferias, fábricas y lugares de cualquier naturaleza, donde las ratas puedan abastecerse de alimento o servirles de morada; se recomienda la constante limpieza de acequias y canales, así como la supervisión regular del alcantarillado.
Si mantenemos las medidas de higiene y encontramos una rata o una cucaracha, sin llegar a las infestaciones aún, podemos utilizar repelentes que actúan sobre el sistema nervioso central, alterando el comportamiento del animal y nos permiten sacarlo del inmueble. Las trampas, por su parte son poco eficaces, ya que las ratas tienen reacciones neofóbicas por lo que se mantienen lejos de las trampas, así que para que sean efectivas deben cubrirse con algún material o dejarse en la oscuridad y con un cebo muy atractivo para que caigan.

La fumigación es el medio más efectivo para la eliminación de plagas en ambientes cerrados y subterráneos, pero debe ser efectuada por personal capacitado y aplicando múltiples medidas de seguridad, debido a que los químicos empleados son altamente tóxicos.

Publicar un comentario

 
Top