GuidePedia

0
Las persianas cada vez son más instaladas en los hogares, debido a las múltiples ventajas que tienen sobre el uso de las cortinas. Son los nuevos mecanismos enrollables o extensibles que nos protegen de la luz o el calor que entra a nuestras casas, pues además nos dota de un estilo único y nos fabrica un ambiente muy moderno y acogedor.

Como todo en esta vida, las hay de muchos tipos, tamaños y formas, sin embargo, consideramos que las persianas enrollables son las más recomendables de instalar debido a su eficiencia, su larga durabilidad y su tensión que genera los resortes en el mecanismo. Pero ¿qué pasa cuando se descomponen?

Cuando hay que arreglar las persianas, hay que poner especial atención en donde tiene origen el problema, no siempre son los.

Soluciones:
  1. Si el extremo inferior no cae por un instante porque la tensión del resorte contrarresta la gravedad: Cambiar la cinta.
  2. Para una persiana que no se queda arriba: Enrolla la cinta de nuevo a los soportes de la ventana.
  3. Cuando el resorte se estira y la tensión intenta tirar de nuevo pero se atasca: Cambiar la cinta.
  4. Una persiana que se traba y requiere de mucha fuerza para que baje: Reajustar el resorte, puede estar muy tenso.
  5. Si uno de los extremos de la persiana no funciona: Asegúrate que de el extremo que no va, no tenga un nudo en la cinta.

Otras de las posibles soluciones no mencionadas es que limpies la zonas por donde pasan las cintas en los rollos y rocíes con aceite lubricante, cerca de los resortes para facilitar el movimiento. Muchas veces la acumulación de polvo, pelusa y mugre, inhiben que las cintas puedan desplegarse bien. De igual manera, el paso del tiempo hace que el mecanismo se ponga lento, es el desgaste normal.

Dentro del mecanismo de las persianas, los resortes y los rollos que se ubican en el interior, son lo último o lo menos que se desgastará. Es recomendable echarle un ojo siempre a las cintas para saber si es lo que hay que reemplazar, pues es de pensarse que puede estar dañada, y por ende, el mecanismo de la persiana esté generando una obstrucción directamente en el resorte.

Tomemos en cuenta que los desgastes de las persianas se verán reflejados pasados años de la instalación. Lo que sí es una realidad es que hay que limpiarlas por lo menos cada 3 meses, y eso sólo sacudirles el polvo.

Publicar un comentario

 
Top