GuidePedia

0
En Japón se harán valer los derechos de sus habitantes, tal es así que en Tokio, el gobierno local estará indemnizando a los residentes de Okinawa,  por el incumplimiento de la norma oficial contra ruido debido a las operaciones de la base militar de Estados Unidos ubicada en el lugar.

El tribunal japonés dictaminó el estimado de la indemnización económica, e hizo la recomendación de reformar las instalaciones de la base aérea con fibra de vidrio recubierta, para mitigar la contaminación sonora. Sin embargo, rechazó la petición de la población de anular los vuelos nocturnos y los que se realizan de madrugada.

Los residentes de Okinawa, Kadena y Chatan serán indemnizados con un total de 267 millones de dólares gracias a que denunciaron que el ruido proveniente de la base militar, les estaba generando molestias y daños a la salud, no obstante sus esfuerzos parecieran no ser suficientes para lograr un progreso contundente, pues las protestas continúan y cada vez hay más participantes a favor del cese de las actividades de la base.

Las ciudades inconformes están repletas de militares estadounidenses, albergan aproximadamente 22 mil soldados, además de sus familiares y empleados japoneses ligados directamente con la base militar norteamericana, por lo que el tribunal sustenta que son más los beneficiados por las operaciones de la base, que los perjudicados, por lo que para ellos los riesgos no son para la mayoría de la población.

Los japoneses afectados alegaron que su salud auditiva no es la única en riesgo, ya que además de tener que soportar todos los días con la irritación y el estrés que les provoca el ruido de los aviones, por las noches no pueden dormir y eso les ha generado una alteración a sus hábitos de sueño y un aumento a su presión arterial.

Los problemas de salud provocados por la base militar estadounidense datan desde los años setenta, pero es hasta este año cuando por fin pareciera que se tomarán cartas en el asunto, aunque no sean las medidas preventivas necesarias, pues los temas de sanidad no se solucionarán con aspectos legales, sino que se debería implementar una campaña que atienda a las víctimas.

Las protestas antiestadounidenses cada vez están teniendo mayor participación por el lado de los japoneses, insisten en que el tratado firmado en 1951, ya no debería tener vigencia. Dicho tratado fue firmado entre las ciudades de Washington y Tokio, el cual comprende de una inmunidad hacia la comunidad estadounidense.

Publicar un comentario

 
Top