GuidePedia

0

Los miomas o fibromas uterinos son pequeños tumores no cancerosos que crecen dentro o en la parte exterior del útero, aunque son más frecuentes después de la menopausia, las mujeres en edad reproductiva también pueden desarrollarlos. Ya que muchas veces se presentan sin sintomatología alguna, pueden no requerir un tratamiento, sin embargo hay ocasiones en que llegan a tener tamaños tan grandes que deben ser extirpados del útero para evitar complicaciones.
Frecuentemente los miomas se descubren dentro de los controles ginecológicos de rutina, al igual que los quistes que se desarrollan dentro del ovario o en su superficie y sólo en los casos en los que se desconoce su origen suelen requerir tratamiento de quiste en ovario, pues muchos de ellos desaparecen solos.
La aparición de los miomas y su crecimiento se relacionan con los estrógenos, por lo que algunos aumentan de volumen durante el embarazo; muchas de las mujeres en edad reproductiva tienen problemas para concebir, debido a que los miomas pueden interferir con el ciclo reproductivo, sin embargo es posible quedar embarazada, ya que la gran mayoría de las gestaciones se suele desarrollar sin problemas. La complicación más frecuente es el aumento de tamaño de los miomas y su ubicación dentro del útero: si están entre el bebé y el cuello del útero, pueden impedir el parto por vía vaginal provocar otras complicaciones como crecimiento intrauterino retardado, el desprendimiento de placenta, parto prematuro, sangrado y dolor abdominal. Además es frecuente que las embarazadas con miomas tengan a sus hijos por cesárea.
Si sufres de miomas y quedas embarazada, debe tratarte cuanto antes para no poner en peligro la gestación; durante el embarazo se evita la extirpación de los miomas, debido a los riesgos asociados de parto prematuro y hemorragias, sin embargo se utilizan analgésicos para controlar el dolor y se monitorean los miomas para prevenir complicaciones
Después de la gestación, durante el puerperio, los niveles de estrógenos descienden y los miomas van perdiendo tamaño.

Los miomas se pueden tratar con medicamentos que disminuyen su tamaño y alivian los síntomas, pero no los eliminan, para esto se requiere de técnicas quirúrgicas que los extirpen.

Publicar un comentario

 
Top