GuidePedia

0
Entre las diversas maneras de mover y manipular mercancías pesadas en la industria, los patines eléctricos de carga ofrecen una practicidad que quizá es más complicado conseguir con las mesas elevadoras y los montacargas convencionales, sin que ello implique que algunas de las alternativas sea equivocada.
Y es que los patines eléctricos facilitan la carga y descarga, sobre todo en espacios que no dan muchas facilidades en el movimiento de la mercancía, además de que el hecho de que el funcionamiento sea eléctrico, reduce al mínimo al mucho el esfuerzo humano que se requiere.
Otro punto a favor de los patines es que, a pesar de ser modelos compactos, tienen una resistencia de hasta tres toneladas. Tal como ocurre en el caso de otras maquinarias de este tipo, hay modelos sencillos u otros equipados con doble pallet y con un lugar destinado para el operador, lo cual permite transportar dos tarimas al mismo tiempo.
De hecho el avance este rubro es tal que el mercado también ofrece los patines báscula, que vienen dotados con dispositivos de alta precisión, impresora o bluetooth, algo muy conveniente en cualquier circunstancia y que ayuda para la agilización de los procesos.
La practicidad de este tipo de patines permite la preparación de pedidos de bajo nivel, ya sea de manera constante o esporádica con un uso ininterrumpido por aproximadamente diez horas.
Dentro del mercado también se encuentran los patines semi –eléctricos de tijera, los cuales presentan mayor elevación que los hidráulicos manuales, además de la ventaja de que dicha elevación se controla con ayuda de la electricidad.
La función semi eléctrica permite que, además del traslado seguro de mercancía de un punto a otro, se logre más estabilidad cuando el patín es elevado, esto último también se traduce en mayor seguridad para el trabajador.  De hecho, muchos de estos patines traen  patas de soporte que se activan de inmediato cuando hay elevación de las horquillas.
Las patas de soporte también permiten que el patín se convierta  fácilmente en una mesa de trabajo. Con todo lo anterior, los patines eléctricos o semi eléctricos de carga se vuelven una alternativa sumamente práctica, sobre todo pensando en que la reducción en traslado o manejo se puede traducir en mayor productividad y mucho menor riesgo de que ocurra algún accidente en cualquier fase del trabajo que se desempeña a diario.

Publicar un comentario

 
Top