GuidePedia

0
¿Te imaginas que la ropa que les compras a tus hijos creciera al mismo tiempo en el que ellos lo hacen? No, no se trata de uno de tus sueños más frecuentes, esto es ya una realidad, gracias a la tecnología se han creado piezas de ropa para que crezcan al mismo tiempo de quien las utiliza. Así las chamarras para bebés que se adquirieron cuando tenían unos meses de nacidos podrán seguir usándolas incluso hasta los tres años de edad.

Todos sabemos que uno de los bienes menos perdurables es la ropa infantil, quién no ha tenido un hijo, sobrino o hermano a quien le compraron muchas prendas de vestir y en poco tiempo ya no puede utilizarlas debido a que ya no le queda, por lo que van directo a los cajones o en el peor de los casos a la basura, lo cual significa un importante gasto de dinero que ya no se recupera jamás, sin hablar de las implicaciones al medio ambiente.

Ante esta necesidad nació una firma británica que está revolucionando la industria de la moda, liderada por el diseñador de la Royal College of Art, Ryan Mario Yasin, esta es una propuesta innovadora que puede ayudar en gran medida a los padres.

Lo que permite que la ropa como pantalones para niños o abrigos para niña se agranden, es el material con el que está fabricado, ya que la estructura se deforma con el movimiento del niño, expandiéndose y contrayéndose en sincronía con su movimiento.

De esta manera cada una de las piezas puede crecer con los niños y adaptarse a su talle adecuado desde los 6 meses hasta los 3 años. Las prendas se crearon a partir de un sistema de pliegues basado en conceptos de ingeniería aeronáutica.

Debido al tipo de materiales que se utilizan en este momento los diseños son simples y minimalistas, en versión monoprenda o en equipo de dos piezas. A diferencia de las clásicas prendas infantiles llenas de colores, formas y texturas, éstas no tienen ningún tipo de accesorios, pero es el mismo diseño el que lograr permitir una buena adaptación para cualquier ocasión, son tan versátiles que se pueden usar en cualquier momento, sin duda también estaría revolucionando el mundo de la moda para los pequeños.


Dado que son piezas que usarán desde bebés se aseguró que el material no irrite la piel, que sea resistente para aguantar esas sesiones de juego, impermeable para evitar sorpresas y transpirable para que los niños siempre estén frescos. 

Publicar un comentario

 
Top