GuidePedia

0
Uno de los padecimientos que afectan la salud de las mujeres son los miomas, éstos aparecen de manera más común en mujeres de entre 35 y 55 años, especialmente entre quienes padecen obesidad, hipertensión o tienen antecedentes familiares. Consiste en la aparición de tumores benignos en el útero o la matriz, aunque no se tiene completamente la certeza de porqué aparecen.

Existen diferentes tipos de miomas de acuerdo con su ubicación y tamaño. El tratamiento para miomas puede variar de acuerdo al tipo de mioma y a factores particulares de cada mujer como su edad, peso, estado de salud e incluso planes sobre la maternidad. Y es que existen algunos tratamientos que pueden afectar la fertilidad de las mujeres, por lo que si desean tener hijos deberán considerar ciertas opciones para no perder la oportunidad de procrear.

Estos tratamientos que afectan las oportunidades de gestación se pueden deber a dos motivos, por un lado es por la administración de fármacos que impiden la concepción, y por otro es porque se realizan cirugías para extraer la matriz.

En caso de que la paciente requiera someterse a una cirugía ya existen opciones más prácticas y sencillas que la clásica operación, se trata de la laparoscopía. Es una cirugía que realiza el especialista para examinar órganos pélvicos, mediante el uso de un instrumento de visualización llamado laparoscopio. La cirugía también se usa para tratar ciertas enfermedades de los órganos pélvicos.

Esta es una intervención que tiene como principales ventajas eliminar los miomas conservando el útero, es menos dolorosa, no deja cicatriz, la recuperación es mucho más rápida y para aquellas mujeres que desean tener hijos es la mejor opción porque la fertilidad no se ve afectada.

Esta técnica permite ver la cavidad pélvica con la ayuda de una lente óptica, a través de una fibra óptica por la cual se transmite una luz para iluminar la cavidad, mientras que se pueden observar las imágenes del interior con una cámara conectada a la misma lente, además de que permite realizar al mismo tiempo la intervención quirúrgica y quitar los miomas, para introducir el aparato sólo se hace un incisión de no más de 1.5 centímetros.


Con este tipo de intervención la mujer podrá conservar su útero y su fertilidad de no se verá afectada, por lo que en un futuro podrá tener los hijos que quiera. Además es un procedimiento menos doloroso, no deja cicatriz  y la recuperación es más rápida. Este procedimiento se debe de realizar con un ginecólogo especialista en DF o en el lugar de residencia para asegurar que todo se realice correctamente. 

Publicar un comentario

 
Top