5 estrategias de coaching que se pueden aplicar en las aulas

Si escuchas la palabra “coaching” es probable que venga a tu mente algún tipo de capacitación que recibiste en tu trabajo o recuerdes algún artículo sobre las habilidades de un líder en el área profesional, pero este término ha ido adquiriendo un carácter más amplio y está comenzando a propagarse por las aulas, poco a poco el coaching educativo comienza a tener un crecimiento.

Las estrategias que se utilizan en la práctica del coaching pueden aplicarse en cualquier momento durante las clases y aprovecharlo para impulsar a los estudiantes a dar lo mejor de sí mismos y ser el mejor alumno que puedan ser con base en sus características y habilidades propias.

A continuación compartimos cinco estrategias de coaching que pueden aplicarse en las aulas para beneficio de los alumnos:

1.- Detectar pensamientos limitantes
Las actividades que se desarrollan en el aula siempre dan pie a  que los alumnos expresen sus limitaciones a través de excusas y justificaciones, es tarea del docente ayudar al estudiante a identificar el origen de estos pensamientos que los llevan al autosabotaje para que les enseñen que esos pensamientos pueden ser controlados y sobre todo modificados para beneficios de ellos. Las planeaciones para nuevo modelo educativo serán de gran ayuda para que el estudiante esté expuesto a otras situaciones fuera de lo común de las clases cotidianas y pueda detectar más fácilmente qué lo limita y cómo puede superarlo.

2.-Realizar preguntas
El papel donde el docente era el único que tenía las respuestas a todas las preguntas ha quedado atrás, con el uso de Internet basta con escribir una pregunta en Google para obtener su respuesta. El docente debe enfocarse ahora en guiar a los alumnos a hacer las preguntas correctas que les permitan crear conocimiento. No es suficiente quedarse con las planeaciones de segundo grado, hay que motivarlos a cuestionarse y a encontrar las respuestas.

3.- Practicar la escucha activa
Uno de los principales problemas entre alumnos y profesores es la comunicación. Los alumnos sienten que el docente no es capaz de comprender sus ideas y problemas y el maestro no entiende por qué los estudiantes no pueden entender una indicación. Para que la dinámica cambie es necesario que el docente practique la escucha activa para entender por qué ocurren las cosas, cuáles son los sentimientos del alumno y encarar los problemas de raíz.

4.- Generar confianza
Durante la formación académica los estudiantes también están formando su carácter y personalidad y mucho de ellos podrán enfrentar temores, dudas y frustraciones, y es donde el docente juega un papel clave para ayudar a que confíen en sus capacidades.

5.- Predicar que el error no es fracaso
Los errores forman parte del aprendizaje, todos los días se hacen actividades que evalúan si el alumno está en lo correcto o cometió una equivocación y suele ligarse que un error es un fracaso, lo cual comienza a limitar al alumno y a perder su confianza, por eso es importantes enseñarles que una equivocación no es fracaso, pero sí es una enseñanza.

Publicar un comentario

0 Comentarios