Aceite de pino: usos y aplicaciones



 Desde tiempos remotos la humanidad ha empleado diversas sustancias a las que se atribuyen poderes casi mágicos gracias a sus múltiples beneficios y versatilidad para ser útiles en múltiples contextos, desde los curativos y de higiene, hasta los estéticos y religiosos.

Así, el aceite de pino es una de esas sustancias de origen natural que se obtiene mediante la destilación de las hojas de las distintas variedades las coníferas del género Pinus, originarias de los bosques del norte en países como Estados Unidos, Canadá, Noruega y Suiza.

El líquido de color ambarino obtenido de este proceso se compone de un químico llamado alfa-pineno, sustancia principal del aceite que se encuentra en una concentración que ronda el 60 por ciento.

Una de las cualidades más conocidas de este producto es su frescura y aroma a madera que lo hacen apto para varios limpiadores y aromatizantes. Así, el aceite de pino es uno de los componentes más apreciados en la elaboración casera de cosméticos y artículos de limpieza, por lo que conocer a detalle las propiedades medicinales y estéticas de este “esencial” hará que no puedas dejarlo fuera de la lista de la compra.

Con fines estéticos, este aceite es ideal para utilizarse como fragancia la elaboración de cosméticos y jabones. También es un excelente complemento para realizar masajes corporales y utilizarse en la preparación de cremas con efecto desinflamante.

En el cuidado personal, sus propiedades antirreumáticas, descongestionantes y antifúngicas lo convierten en el aliado perfecto para tu botiquín. Acceder a estos beneficios es posible incursionando en sus distintos modos de aplicación. Algunos de ellos son añadirlo al agua de baño para aliviar la rigidez muscular; ingerirlo para eliminar los excesos de grasa y sal a través de la orina o aprovechar sus propiedades tópicas para combatir los radicales libres que provocan el envejecimiento de la piel.

De igual manera en el hogar es ampliamente valorado por cumplir las funciones de repelente textil, indicado para ahuyentar las polillas y otros insectos; así como detergente y aromatizante para interiores, gracias a su eficacia para eliminar los olores de la concentración de humedad, comestibles y cigarros.

Por todo esto, incluirlo entre tus esencias para elaborar tus propios productos para el hogar es una gran idea, aunque si lo buscas en una tienda de químicos probablemente puedas elegir también muchos otros, como los aceites esenciales de naranja, jazmín, sándalo y bergamota que te encantará incluir en tu vida doméstica.

Publicar un comentario

0 Comentarios